CdMx Ahora

La crisis del agua en CDMX: Entre la escasez y el huachicoleo

La Crisis del agua en CDMX: Entre la escasez y el huachicoleo
Redacción Marlone Serrano

En el corazón de la capital mexicana, el desabasto de agua se ha convertido en una problemática creciente, llevando a vecinos de diversas colonias a tomar medidas drásticas. La situación ha alcanzado un punto crítico en Huipulco, donde la escasez de agua ha impulsado a los habitantes a cerrar la Calzada de Tlalpan, una de las arterias más importantes del sur de la Ciudad de México, en busca de una solución. 

Lucy, una de las residentes afectadas, comparte su frustración ante la necesidad de adaptar su rutina diaria a los escasos horarios de suministro de agua, una situación que contrasta con la visión de pipas abasteciéndose en los pozos administrados por el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) en su misma colonia. La paradoja es palpable: mientras las pipas llenan sus tanques aparentemente sin restricciones, los residentes locales luchan por acceder al agua para sus necesidades básicas. 

La respuesta del gobierno de la Ciudad de México ha sido proponer reformas al Código Penal para combatir el robo de agua, una medida que, aunque necesaria, parece insuficiente para resolver el problema de fondo. Entre enero de 2018 y febrero de 2024, Sacmex recibió 1,388 reportes de presuntas tomas clandestinas, de los cuales solo 153 han sido confirmados. 

La reducción en el suministro de agua desde el Sistema Cutzamala, anunciada por el jefe de gobierno Martí Batres, solo ha exacerbado la situación, obligando a los ciudadanos a buscar fuentes alternas de abastecimiento, ya sea de manera legal o ilegal. Según Manuel Perló Cohen, investigador de la UNAM, la disminución de la disponibilidad de agua incrementa la actividad de mercados negros asociados al líquido vital. 

La manifestación en Huipulco revela no solo la desesperación de los residentes ante la falta de agua, sino también la complejidad del problema, que incluye desde la distribución inequitativa hasta la explotación ilegal del recurso. Vecinos como Magdalena y Miguel han denunciado la existencia de tomas clandestinas y la carga de pipas en horarios irregulares, lo que sugiere un manejo inadecuado y, posiblemente, corrupto del suministro de agua en la zona. 

Esta crisis hídrica en la Ciudad de México pone de relieve la urgencia de adoptar medidas integrales que vayan más allá de la simple penalización del “huachicoleo” de agua. Es necesario implementar políticas que aseguren una distribución justa y eficiente del recurso, además de fomentar la conciencia sobre su uso responsable entre la población, para garantizar que el acceso al agua no sea un lujo, sino un derecho fundamental para todos los habitantes de la capital. 

¿Te gustó nuestra nota? ¡Contáctanos y deja tu comentario! AQUÍ

Conoce nuestra red ANCOP Network AQUÍ