¡Qué hay de nuevo… Viejo!: Mi “gallo”