«Por la mala me tocó comprobarlo»