Al presidente no le importan las viviendas de los sinaloenses pobres