La casa de los secretos: el documental más perturbador de Netflix (y por qué verlo)

La casa de los secretos: Muerte en Burari es probablemente uno de los documentales más perturbadores, misteriosos y retorcidos de Netflix, y cuenta una historia real que dejó a toda India, y al mundo, desesperada por tener respuestas.

El perturbador documental nos lleva a una mañana de 2018, cuando un hombre de la zona de Burari, en India, fue a tocar la puerta de la casa de su vecino para ver por qué no había salido a caminar con él, como lo hacía todas las mañanas, y por qué no había abierto su tienda todavía.

El hombre llegó a la puerta y comenzó a tocar, pero nadie respondía, así que la empujó, notó que estaba abierta y decidió entrar a investigar. Lo que vio en el interior de la casa, en la que había estado muchas veces antes, lo dejó en shock. Los 11 integrantes de la familia Chundawat, hombres, mujeres y niños, estaban muertos y el escenario parecía sacado de una inquietante película de terror.

La verdad detrás de La casa de los secretos:

10 integrantes de la familia estaban colgados de una serie de vigas de metal en el techo, sus cuerpos estaban suspendidos por mascadas coloridas, todos llevaban las manos amarradas detrás del cuerpo, los ojos cubiertos y estaban amordazados, y una persona más, la abuela, se encontraba tendida en el suelo con señales de que había sido estrangulada.

La policía fue llamada a la escena y el primer oficial en llegar le dijo a los medios que “Fue impactante. Me quedé solo por 10-15 segundos antes de correr escaleras abajo para llamar a mis superiores. En ese momento no vi de quién estaban las manos atadas y de quién tenían los ojos tapados. Acabo de ver muchos cuerpos colgando, como ramas de un árbol”.

La forma en la que se encontraron los cuerpos llevó a la policía a creer que debía tratarse de un asesinato o alguna venganza en contra de uno de los miembros de la familia, pero, al comenzar a investigar, encontraron 11 diarios donde la misma familia detallaba lo que había pasado, comenzando años atrás, y eso les demostró que lo que había pasado era en realidad un suicidio masivo.

En la casa también se encontraron señales de que se había llevado a cabo algún tipo de ritual religioso y que la familia pensaba que Lalit, uno de los hijos de la mujer que fue encontrada en el suelo, estaba poseído por el espíritu de su padre, quien había muerto en 2007, y que él era una especie de médium que les comunicaba una serie de reglas y órdenes que ayudarían a la familia a alcanzar la salvación.

Bhopal Singh, el padre, le daba instrucciones a Lalit para que la familia pudiera llevar una mejor vida, además de que le enseñó un ritual para que tuvieran mayor éxito económico, por lo que el resto de los miembros debían hacer exactamente lo que él les decía.

La investigación reveló que la familia, que se comportaba casi como un culto, compró todas las cosas que se usaron en el suicidio y que su intención no era morir, sino que realmente pensaban que iban a sobrevivir al ritual porque Bhopal Singh iba a volver para salvarlos, e iba a premiar su fe y su sacrificio con muchas bendiciones y buena fortuna.

Las notas del diario revelaron que Lalit quería replicar una «badh (banyan) tapasya«, donde los integrantes de la familia debían colgarse en una forma que imitara las ramas de un árbol para «hacer felices a los dioses» (en un patrón que se encontró repetido en distintos lugares de la casa), así que sus muertes fueron declaradas como un accidente provocado por un ritual que salió mal.

Lo más extraño es que parecía que la familia podía simplemente pararse para evitar morir, ya que no estaban lejos del suelo, pero no lo hicieron, y eso se debió a que realmente creían que ese era el camino para llegar a los dioses y ganarse su aprobación.

En la cultura India, solo un familiar puede realizar los ritos funerarios para una persona, por lo que fue uno de los hermanos de Lalit tuvo que encargarse de encender las pilas funerarias y con eso despedir a su hermano, sobrinos, hermanas y a su madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *