Todo listo para la tercera llamada: A chorus Line

Antonio Banderas es un profesional y le he aprendido mucho: Estibalitz Ruiz

Por María Esther Beltrán Martínez

Madrid, España.-  Para la actriz mexicana Estibalitz Ruiz volver a los escenarios es un placer, y más si va de la mano de la compañía de Antonio Banderas, que estrena en el Teatro Calderón, de Madrid, España, A chorus Line.

Después de un parón debido a la COVID-19, la compañía vuelve a tomar el rumbo de su gira pospuesta y se presentan a partir de este mes de octubre en la capital española.

Estibalitz explica: Me enteré de las audiciones por una compañera que vive en España. Yo estaba en la Ciudad de México y me contó de las audiciones en España. Me interesó, porque en 2010 hice A Chorus Line en México. Apliqué en línea y pedí permiso para viajar a España a hacer las audiciones. En ese entonces estaba  en Los miserables.

Fueron varios días de estar en Barcelona y Málaga. El último día me despedí con la idea de regresar a México, pero al siguiente me llamaron para preguntar si quería permanecer en la compañía. Por supuesto que mi respuesta fue que sí.

A chorus line se estrenó en Málaga, junto con el Teatro Soho Caixabank. El protagonista fue Antonio Banderas, quien por primera vez pisaba un escenario en su tierra natal, después de triunfar internacionalmente. También cumplía su sueño de tener un teatro para cumplir todos sus sueños.

“Este regreso al escenario me emociona y me encuentro muy feliz. Estar en Madrid y que la gente vea el trabajo que hacemos, es emocionante”.

La actriz mexicana, reconocida por su talento vocal y su calidad actoral, interpreta a Diana Morales, una puertorriqueña amante del teatro, que lleva el estandarte del amor por la profesión.

Mi personaje es una guerrera y apasionada por lo que hace. Me identifico con ella. Diana hace despertar a todos y les muestra por qué están en el arte; la importancia de estar en el escenario y el motivo, que es por amor a lo que se hace.

A Chorus line es un musical en el que el público puede identificarse con los personajes, ya que puedes pasar por muchas cosas, pero cuando haces lo que amas, es un placer.

Estibalitz comparte que este musical tiene una particularidad: entrena a los actores para estar en excelentes condiciones físicas, mentales y emocionales. Es una obra difícil, porque hay que estar dos horas en el escenario sin tomar agua. Es  una última audición, donde hay que dar todo o no te quedas. Exige mucho físicamente.

“Tenemos en ensayos y antes de la función, 45 minutos de entrenamiento casi militar. Es bonito porque une a la compañía, pero es muy cansado. Cuando empiezan las funciones hay que seguir en forma y acabamos agotados. La directora artística dice que es una manera de crear ambiente, en el que ya no puedes pero debes seguir adelante.

Estos calentamientos siguieron durante la pandemia, vía la Internet: se comunicaban y programaban los entrenamientos, hasta que se dieron cuenta que la pandemia se extendía más tiempo de lo pensado y tuvieron que dejarlos. Ahora de nuevo se han juntado para retomar las presentaciones.

Sobre su relación con Antonio Banderas, Estíbaliz comenta: “ver a Banderas era un poco intimidante y de no creerse. Tiene la chispa de hablarte como colega. Me dí cuenta que estaba hablando con él como con cualquier compañero. Lo emocionante de trabajar con él es conocer su amor por lo que hace. Es muy profesional y admiro ver cómo se comporta en el salón de ensayo; su disciplina te hace querer hacer bien tu trabajo. No se maneja como una estrella; es uno más, es muy gratificante”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *