Sinaloa ¿avanza hacia la digitalización o retrocede a lo obsoleto?

Por Omar Garfias Reyes
@Omargarfias

En la actualidad, se genera riqueza con base en el conocimiento, en el manejo de datos y en su aplicación tecnológica.

Ya no son los que sudan más quienes producen más.

Por desarrollo digital (digitalización) se entiende el proceso que promueve la transición hacia la Sociedad del Conocimiento, mediante el uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Las llamadas Tecnologías de la Información y la Comunicación son los recursos y herramientas que se utilizan para el proceso, administración y distribución de la información a través de elementos tecnológicos, como computadoras, teléfonos, plataformas, servicios de mensajería, etc.

El progreso económico y social tiene como condición que la información y el conocimiento propiciado por las TIC sean compartidos entre todos los miembros de la sociedad.

De esa forma se puede generar una riqueza colectiva que se vuelve factor de inclusión social, de competitividad, de valor público, de multiplicación de opciones educativas, de innovación tecnológica, de participación ciudadana, de creación de comunidades científicas, de atracción a la inversión y de interacción entre diversos sectores para el logro de intereses comunes.

El Premio Nobel de Economía 2005, Joseph Stiglitz, explica: “…la productividad es el resultado del aprendizaje; entonces, un punto focal de las políticas debería ser aumentar el aprendizaje al interior de la economía; esto es, incrementar la capacidad y los incentivos para aprender, y aprender a aprender, y luego cerrar las brechas de conocimiento que separan a las empresas más productivas del resto”.

Agrega: “Así pues, crear una sociedad del aprendizaje ( del conocimiento) debería ser uno de los principales objetivos de la política económica. Si se crea una sociedad del aprendizaje, surgirá una economía más productiva y los estándares de vida serán más altos”.

La calificación obtenida por Sinaloa sobre su desarrollo digital a 2021 es de 52 de puntos, según el Centro México Digital.

Respecto a infraestructura, entre los indicadores resalta que es muy bajo el porcentaje de conexiones de banda ancha fija con fibra óptica (6 por ciento), por lo que ocupamos el lugar 29 en el país, y también es un mal resultado que la proporción de servidores de datos en la administración pública sea de 90 por millón de habitantes, arrojándonos al lugar 27.

En contraparte, somos el tercer mejor estado respecto a la igualdad en el acceso a la Internet para los sectores más pobres.

En cuanto a la digitalización de las personas y de la sociedad, decepciona que en la accesibilidad de los portales de los gobiernos municipales estamos en el lugar 31; en las habilidades de la población para manejar hojas de cálculo nos ubicamos en el lugar 24, y en la proporción de adultos mayores como usuarios de la Internet ocupamos el lugar 22.

En lo relativo a la innovación y adopción tecnológica, es lamentable que en el uso de herramientas básicas por las empresas nuestra posición sea la 28, pues prácticamente la mitad de ellas operan como antes de que apareciera la Internet en México, que fue en 1989.

Mientras, es positivo el número de especialistas de TI y ciberseguridad y el gasto del gobierno en telecomunicaciones y software. En ambos temas somos la segunda mejor entidad federativa.

El Centro de Estudios e Investigación de Estudios Públicos recomienda que el gobierno estatal asuma un papel protagónico, con políticas que habiliten un entorno digital integral, universal y promotor del desarrollo mediante tecnologías y conectividad, y no sólo de la incorporación de las TIC en el ámbito de gobierno electrónico.

Sinaloa debe incentivar la instalación de conexiones de fibra óptica en el estado y, además, instrumentar programas para el apoyo a los hogares con el fin de que adquieran equipos de cómputo.

Asimismo, las empresas en Sinaloa requieren de mayor información respecto a los beneficios que la digitalización y el comercio electrónico pueden traer para el incremento de sus ventas y productividad.

Hay siete rubros donde es urgente trabajar

  1. Diagnóstico exhaustivo del ecosistema digital.
  2. Marco jurídico local en materia de acceso a TIC y entorno digital.
  3. Autoridad encargada de dirigir y ejecutar políticas de gobierno digital.
  4. Agenda digital estatal.
  5. Política de infraestructura de telecomunicaciones.
  6. Trámites y permisos homologados para el despliegue de infraestructura.
  7. Programa de conectividad en espacios públicos para comunidades marginadas.

Es un mal antecedente que el gobierno federal haya desaparecido la Subsecretaría de Comunicaciones y Desarrollo Tecnológico.

Si Sinaloa produce con base en el mejor conocimiento y la mejor tecnología, tendremos progreso, y si se garantiza el acceso a todas las personas, tendremos, también, justicia y equidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *