Tengo algunas preguntas para ti:

¿Cuántos vasos de agua tomaste ayer?, ¿Cuántas horas dormiste anoche?, ¿Cómo es tu alimentación?, ¿Cuánto conoces tus emociones?, ¿Haces alguna actividad física regularmente?, ¿Cómo andan tus relaciones personales?, ¿Cuánto tiempo pasas frente a las pantallas?, ¿Haces algo para ejercitar tu mente? Hoy por hoy ¿quién se encarga de tu salud y bienestar? ¿Está haciendo un buen trabajo?

En resumen: ¿Cuánto y cómo cuidas de ti?

Cuando venimos al mundo somos tan pequeños, frágiles y vulnerables que necesitamos que alguien cuide de nosotros y satisfaga todas nuestras necesidades, día a día vamos creciendo y poquito a poquito podemos ganar independencia y autonomía, sin embargo, no siempre aprendemos a cuidar de nosotros o hay temporadas que nos descuidamos.

Todo este asunto de la pandemia nos ha venido a cuestionar muchas cosas, incluyendo la importancia de colocar en el centro la salud y los cuidados de todos, y en primer lugar, de nosotros.

Necesitamos aprender a cuidarnos, darnos cariño y atención en todos niveles, tomar conciencia y asumir la responsabilidad del cuidado que necesitamos, decidir y actuar en nuestro beneficio, porque si bien, es importante construir redes de apoyo, hacer tribu y fortalecer nuestros vínculos, ellos sólo pueden acompañarnos, guiarnos, procurarnos y cuidarnos en ciertos momentos y sus alcances son limitados, por lo que la tarea principal está completamente en nuestras manos.

Y por favor, que este llamado al autocuidado no se confunda con la promoción de falsa autosuficiencia, de lo que se trata es de preguntarnos qué necesitamos para estar bien y buscar la manera de procurarnos, pero también ser conscientes de que habrá momentos en los que es necesario, y está bien, levantar la mano, pedir ayuda, recurrir a nuestra red y dejarnos cuidar.

De manera regular revisa qué estás haciendo para cuidar tu mente, tu corazón, tu cuerpo y tus relaciones; cuidarte debe ser parte de tu rutina de todos los días, de cómo te cuides dependerá tu salud y tu calidad de vida no sólo del presente sino para tu yo de los próximos años, por lo que es muy importante conocerte y priorizarte, tomar las decisiones y acciones necesarias y no dejarte para después o para “cuando tengas tiempo”.

Repite conmigo: “yo tengo que cuidarme”, “yo tengo que procurarme”, “yo tengo que proveerme”.

El amor es cuidado, ¿cuánto cuidas de ti?

 

Toda la información relevante la puedas encontrar en UniversoCdmx.com

¿Conoces la red ANCOP? visita AQUÍ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *